Seleccionar página

usufructo vitalicio

 

¿Qué significa usufructo vitalicio de una propiedad? Hay situaciones en las que las personas pueden ceder el uso y disfrute de una propiedad a una tercera persona (el usufructuario); si el límite de tiempo del usufructo se acota a la vida de esta persona, estamos ante un caso de usufructo vitalicio.

Qué es el usufructo vitalicio

El usufructo vitalicio, por lo tanto, se da cuando una persona ostenta el usufructo (uso y disfrute) de un bien (que no es de su propiedad) durante el resto de su vida: el derecho de usufructo vitalicio, por definición, se extingue en el momento del fallecimiento del usufructuario.

Mientras dura el usufructo vitalicio, el propietario del bien en cuestión ostenta la nuda propiedad sobre él, es decir, es propietario a todos los efectos, pero no puede disponer libremente del bien; el usufructuario solo tiene que conservar el bien en buen estado durante su vida, y en el momento en el que el usufructuario fallece, la figura del propietario adquiere la plena propiedad sobre el bien. 

¿Y qué significa usufructo vitalicio de una propiedad inmobiliaria? Pues se aplican estos mismos términos a un bien inmueble: el nudo propietario adquiere la propiedad de la vivienda, y el usufructuario disponer del uso y disfrute durante toda su vida: podría incluso subarrendar la vivienda, pero en ningún caso venderla.

Cómo se lleva a cabo y cómo funciona el usufructo vitalicio

¿Cómo hacer un usufructo vitalicio? Para constituirlo, es necesario redactar una escritura de usufructo vitalicio, donde consten los datos tanto del usufructuario como del nudo propietario. Se deben reflejar los términos y condiciones del usufructo, y presentarlo ante notario o ante un registrador de la propiedad, además de satisfacer el pago de los impuestos y tasas pertinentes.

También es posible vender la nula propiedad de la vivienda habitual a un tercero: en este caso, la persona ostentaría un usufructo vitalicio y habría percibido en vida el importe correspondiente a la venta de la nuda propiedad.

Ventajas del usufructo vitalicio

  1. Permite al usufructuario obtener liquidez a corto plazo por la venta de su vivienda habitual en modalidad de nuda propiedad: aunque el precio de venta sea inferior al precio de mercado, es una opción muy interesante para sacar más rendimiento al patrimonio propio en vida.
  2. Se puede evitar el pago del impuesto de sucesiones, ya que la transmisión patrimonial ha ocurrido en vida.
  3. No se puede quitar el usufructo vitalicio en una herencia. Es una práctica extendida entre personas mayores, que suelen dejar a su cónyuge el usufructo vitalicio gratuito de la vivienda: así se evita que sus legítimos herederos dispongan de la plena propiedad del inmueble mientras el otro cónyuge aún vive y actúa en calidad de usufructuario.

 

El usufructo vitalicio es una modalidad de transmisión patrimonial que permite al usufructuario disfrutar de un bien durante el resto de su vida, y al nudo propietario adquirirlo por un precio muy inferior al del mercado. Y, tras una herencia, ¡un gesto así podría merecer más de una corona de flores todos los años!