Seleccionar página

Cuando una persona fallece, es frecuente ofrecerle un velatorio en algún tanatorio o presentar nuestros respetos durante el entierro. Pero también es frecuente en nuestra cultura visitar durante algunos días al año los cementerios para llevar flores a las personas que quisimos.

En contra de lo que puede parecer, esta tradición no es reciente. No nació en nuestra cultura ni en nuestro siglo. Ni siquiera en nuestro milenio. Llevar flores a las tumbas es una tradición con decenas de milenios de antigüedad, que hoy seguimos conservando para recordar a nuestros allegados en fechas clave: el Día de todos los Santos, en su cumpleaños, en la fecha de su fallecimiento…

La primera tumba conocida a la que se llevaron flores al cementerio

La cultura natufiense lleva milenios olvidada, pero fueron los primeros agricultores del mundo. Existieron entre el 13.000 y el 9.800 a.C., y ya ellos llevaban flores a sus cementerios mucho después del velatorio.

Era un pueblo a orillas del mediterráneo que existió donde hoy día está Israel. La Universidad de Haifa encontró hace algunos años un registro arqueológico en una cueva de Carmelo, una región montañosa al norte del país, con cuatro tumbas que habían estado cubiertas de flores.

flores cementerio

Los científicos israelíes identificaron trazas de salvia (en la foto) y menta, plantas herbáceas de olores fuertes que sin duda debieron enmascarar el olor durante los velatorios, pero que iban más allá de la función de perfumar.

De hecho, el mimo y el cuidado con que fueron colocadas las flores indica que estas no fueron lanzadas a las sepulturas, sino colocadas una a una como una cama de flores. Y también hay registros que indican que, más allá de los entierros, muchas más flores fueron depositadas durante los años posteriores.

También hay datos sobre una posible tumba en el norte de Irak de hace 50.000 años, aunque los mismos autores del estudio cuestionan sus resultados. Sea como fuere, llevar flores a los cementerios es una costumbre antigua que ha perdurado hasta nuestros días.

La primera corona de flores conocida

El uso de las coronas de flores durante los entierros, algo tan nuestro en la cultura española, tiene más edad de lo que la mayoría cree. La primera corona funeraria de la que se tiene constancia apareció en la tumba de Tutankamón.

Se trataba de una corona diminuta colocada sobre la frente del rey egipcio. Flores marchitas que, según su descubridor Howard Carter «conservaban un toque de color» incluso 3.300 años después de haberse producido el entierro.

También añadió que «aquel toque de realismo hermanaba aquella antigua civilización con la nuestra». Y estamos de acuerdo. Los egipcios colocaban aquellas flores por los mismos motivos que nosotros: transmitir nuestros respetos y admiración hacia el fallecido.

Velas, alimentos, figuras, fotografías, flores y ramos de flores

A lo largo de los milenios ha sido frecuente la entrega a los difuntos de objetos de todo tipo en los cementerios. Desde velas a alimentos, pasando por figuras decorativas o religiosas y, en el último siglo, también fotografías.

floes cementerio

Las flores en el cementerio fueron lo primero en aparecer, y siguen siendo el objeto más frecuente. Es notable cómo los familiares forman parte de este culto funerario que se asocia a la despedida y al mantenimiento del recuerdo de los difuntos. Colocando flores junto a sus sepulcros les tenemos en la memoria.

Estos gestos van más allá de la tradición cristiana y de los propios cementerios tal y como los conocemos. Tanto, que es común ver flores en lugares donde hubo accidentes de carretera, incendios o en las puertas de las viviendas donde alguien falleció. Las flores son un elemento de calado en nuestra cultura.

¿Qué flores suelen llevarse a los cementerios?

Suelen llevarse claveles que, como ya contamos al explicar los significados de las flores en los funerales, representan admiración y homenaje por el fallecido; gladiolos, que simbolizan el recuerdo, o lirios, que transmiten sentimientos agradables y cálidos.

Pero si hay una flor esencial en los cementerios, estos son los crisantemos. Representan la pérdida de una persona querida, y por eso son tan apropiados a la hora de recordarles. Igualmente suelen ir presentados dentro de centros de flores y en ocasiones con flores rojas. El día de todos los santos es el día en el que se suelen llevar mas flores a los difuntos.

flores cementerio

Los arreglos florales han evolucionado mucho durante los milenios. De unas hojas y pétalos de hierbas perfumadas a complejos ramos que adornan los cementerios. Hoy día, preparar una corona de flores es todo un arte, y verlas ocupando nichos resulta emotivo. Cuántas personas recordando a sus conocidos. En algunas ocasiones también se llevan flores artificiales al cementerio.

Esta tradición está más presente que nunca, quizá porque en la actualidad somos muy conscientes de los esfuerzos que hicieron quienes nos precedieron y mejoraron nuestras vidas de tantas maneras, enriqueciéndonos durante el tiempo que compartimos. Qué menos que recordarles con orgullo, y con flores.

Imágenes | vlanka, thecreativecircle, krzys16, MichaelGaida