Seleccionar página

Una de las decisiones más complicadas que debe tomar la familia, o los responsables de las cenizas, de un fallecido es qué hacer con la urna después de esparcir las cenizas. 

Sabemos que la pérdida de un ser querido es un proceso duro y complejo. Parece que esa sensación de angustia, sufrimiento y dolor no va a irse nunca. Sin embargo, tenemos que decirte que, aunque siempre va a traerte recuerdos algo incómodos y desagradables, llega un punto en el que aprendes a vivir con ello y eres capaz de pasar página. 

Volviendo al punto anterior, en este post queremos ofrecerte un amplio abanico de posibilidades que puedes llevar a cabo una vez has esparcido las cenizas y la ceremonia ya está completa. 

Queremos recordarte que esto son solo algunas opciones que te sugerimos sobre qué hacer con la urna después de esparcir las cenizas, pero no existe un protocolo que debas llevar a cabo y que ninguna decisión que tomes será mejor que otra. Lo importante es que hagas lo que te salga del corazón y lo que creas que es mejor para toda la familia.  

Hay ocasiones en las que las personas consideramos que esparcir las cenizas por un lugar que fue importante para el fallecido puede ayudarnos a finalizar este duro duelo. Mientras que muchas otras personas prefieren guardar las cenizas en la urna y colocarla en su hogar o cualquier otro sitio simbólico y representativo. 

Y lo mejor es que ambas opciones son igual de válidas y buenas. 

Ahora sí, para aquellos que deciden libremente esparcir las cenizas, ha llegado el momento de conocer las distintas alternativas que puedes llevar a cabo con la urna una vez ha cumplido su función principal. 

Qué hacer con la urna después de esparcir las cenizas

Vamos a ofrecerte tres opciones en las que la urna deja atrás su misión principal, que es la de soportar las cenizas del fallecido, para cumplir con una nueva tarea completamente distinta.

Reutilizar la urna

Así como lo lees. Una vez que hemos esparcido las cenizas, podemos reutilizar la urna para un millón de cosas más. Aquí te dejamos algunos ejemplos de cómo puedes darle una segunda vida a una urna crematoria. 

Si se trata de una urna de apertura superior o en forma de florero, seguro que puedes imaginarte para qué usarla. Llénala con un poco de agua y coloca un bonito y colorido ramo de flores en su interior. También pueden ser flores falsas o secas. 

Si el diseño de la urna ha captado tu atención y quieres usarlo como un elemento decorativo más de tu casa a la vez que una piedra conmemorativa o un monumento a la persona que acabas de perder, puedes llenarla de piedras y colocarla en el jardín. O, incluso, utilizarla como macetero para una bonita planta.

Si quieres utilizarla como elemento decorativo pero de interior, puedes llenarla con piedras pequeñas, rocas, conchas marinas u otros pequeños objetos de colección. 

Y, si prefieres que la urna se convierta en una especie de caja de recuerdos, puedes llenarla con fotos, cartas, letras, joyas y otros elementos y objetos especiales que siempre te recuerden a esa persona. 

La siguiente idea que vamos a ofrecerte puede que te extrañe aún más, pero lo cierto es que también puedes reutilizar la urna crematoria para otro servicio funerario. El gasto que conlleva una urna funeraria puede ser elevado si lo comparamos con el poco tiempo que se utiliza. 

Por ello, muchas familias eligen una única urna crematoria y la van usando con todos los miembros que van falleciendo. 

La urna puede, incluso, convertirse en una valiosa herencia familiar que va pasando de generación en generación. 

Donar la urna a la caridad

Hay muchas personas para las que resulta inviable volver a utilizar la urna de cremación con otra persona o, incluso, darle otro uso diferente al suyo. Sin embargo, muchas otras eligen ayudar a aquellas personas que no están pasando por un buen momento emocional ni económico. 

Además, aunque es un tema del que nunca se habla, en muchas ocasiones la muerte de un ser querido no es solo una tragedia, sino también el detonante de una crisis financiera.

Si conoces a alguien que viva en esta situación o, incluso tú mismo, te recomendamos que consideres la posibilidad de acudir a un hogar de ancianos, un crematorio o una funeraria y donar tu urna crematoria. Es muy probable que conozcan a personas que necesitan este tipo de ayuda y apoyo.