Seleccionar página

A la hora de presentar nuestras condolencias y respetos, tanto al fallecido como a su familia y allegados, solemos usar ramos de rosas, coronas y centros. En este artículo hablaremos de la importancia del color de las rosas no solo en los ramos, sino en cualquier adorno floral que vemos en los tanatorios.

Cada tipo de flor expresa un concepto diferente, y los colores no iban a ser menos. Si bien es cierto que ningún familiar se ofenderá por no haber acertado con el color ideal, nunca está de más conocer qué significa cada color en las rosas. Así, a la hora de presentar nuestros respetos, podremos aludir a la elección del color.

Significado de las rosas blancas

Inocencia, pureza, pristinidad, el alma.

Las rosas tienen muchos significados según la ocasión. En el de las despedidas, como es el caso de los tanatorios, las rosas blancas están relacionadas con la inocencia de quien se fue, y su felicidad durante el tiempo que estuvo con nosotros. Así como con el amor puro.

Si juntamos flores blancas con flores rojas estaremos hablando del amor carnal, muy usadas en parejas de enamorados, y también en sus despedidas.

El blanco, en la tradición cristiana, hace referencia al alma eterna del difunto y un ramo de flores blancas expresa simbólicamente el tránsito del alma hacia la siguiente vida.

Rosas rosadas

Tolerancia, respeto, gratitud, admiración, simpatía.

El rosado es un perfecto matiz entre el blanco y el rojo, por lo que la rosa rosada suele expresar moderación y tolerancia, respeto hacia la persona que ya no está. Desde una posición neutral, pero también desde el aprecio y cariño personal.

Esta posición neutral habla de la franqueza y de la falta de una doble intención. El rosado es un color que expresa la sinceridad y legalidad de quien lo envía. De ahí que sea frecuente verlo en las muestras de las empresas.

En caso de que el rosa sea muy pálido, estaremos expresando admiración y simpatía por quien se fue. Y si es un rosado muy oscuro se tratará de gratitud hacia la persona fallecida.

Rosas rojas

Amor, pasión, cariño, romanticismo, respeto.

Las rosas rojas probablemente sean aquellas que más han calado en nuestra cultura. Tienen un lado sensual que ha hecho escribir ríos de tinta sobre ellas. De ahí que se usen para expresar sentimientos de amor y pasión hacia el fallecido, generalmente por personas muy cercanas al mismo.

Hacia personas jóvenes suele transmitir cariño incondicional, y cuando la colocamos junto a algún amigo que se ha ido es frecuente interpretarlo como respeto.

Rosas naranjas

Pasión y entusiasmo, vida plena.

Las rosas naranjas son muy poco comunes en los funerales y tanatorios porque se las suele atribuir significados relacionados con la pasión carnal y entusiasmo. Sensaciones que rara vez encontramos en las despedidas.

No obstante, es considerada una muestra afortunada hacia el recuerdo de momentos pasados con quien se ha ido. Un modo de señalar los sentimientos de momentos anteriores surgidos gracias a él o ella. Por tanto, suelen tener también el significado de reconocer una vida plena.

Rosas amarillas

Felicidad, juventud, alegría, positivismo.

Las rosas amarillas también suelen ser escasas en un tanatorio. El amarillo habla sobre la alegría de la vida y la felicidad lograda con ella. Implica ver la vida de un modo positivo y de la juventud. Además, hay cierta superstición en torno a ella.

A esto hay que sumar valores peyorativos como falta de amor, envidia o celos, orgullo, vergüenza e incluso infidelidad.

Sin embargo, la rosa amarilla puede usarse, como la naranja, para rememorar aquellas cualidades positivas que tuvo el fallecido. Un guiño al recuerdo de una vida bonita que los familiares no malinterpretarán.

Rosas azules y violetas

Azules: agradecimiento, esperanza, milagros y nuevas posibilidades / Violetas: buena suerte y larga vida.

Las rosas azules tienen un potente mensaje detrás de ellas. El mensaje más simple que puede extraerse es el de agradecimiento. Tanto hacia el fallecido como hacia la familia del mismo.

Pero, especialmente hacia esta última, la rosa azul simboliza la esperanza y las nuevas posibilidades. Habla sobre el futuro y sobre que tendrán nuestro apoyo y consejo cuando lo necesiten.

Suelen entregarse junto con flores violetas por representar estas la buena suerte y la larga vida. Es una forma bonita de tender puentes y mirar al futuro con mejores ojos.

Rosas negras

Ira, dolor, muerte, fatalidad, rabia.

Eran muy frecuentes hace décadas, cuando el luto duro era representado por todos los familiares y amigos de la familia. El negro simboliza la fatalidad, la separación y la muerte. Son muy poco comunes y difíciles de cultivar, por lo que casi todas las que vemos son tintadas.

Es el color de la negación, de la rabia por haber perdido a una persona querida y la falta de comprensión hacia el hecho de que se ha ido. Se usa para constatar ante todos que la vida del fallecido todavía no ha acabado, una declaración firme de la intención de recordarle para siempre.

Las rosas de colores poco usuales suelen usarse en coronas corporativas. De este modo las marcas no proyectan sobre el fallecido sus cualidades, evitando los agravios comparativos, sino que hablan sobre el respeto desde un punto neutral. Si se duda, el verde puede ser un color perfecto.

Hay infinitos colores, así como sentimientos y modos de expresarlos. Además, las rosas aisladas o los ramos de rosas no son la única forma de presentar nuestros respetos. Las coronas y los centros, que incluyen más variedad herbácea, son capaces de transmitir el pésame o condolencia de una manera más armónica.

Imágenes | MichaelGaida, kissu, naturepost, AngelaHB, Kapa65, hansbenn, Suazo_Aguirre