Seleccionar página

Las coronas funerarias son símbolos de gran solemnidad en el protocolo funerario. Es una tradición desde hace miles de años; su forma circular simboliza el ciclo de una vida que nunca termina, que tiene una continuidad eterna.

En la actualidad, las coronas fúnebres se colocan en un lateral o sobre el mismo ataúd donde reposa el difunto, y también en las propias tumbas.

Una corona de flores cumple una doble función: homenajear al finado y aportar consuelo a sus seres queridos, familiares y amigos íntimos. Suelen ir acompañados de otros arreglos florales, como centros y ramos.

Es importante que se presenten con puntualidad en el tanatorio, no son ofrendas que permitan retrasos por las circunstancias, por lo que es clave contratar siempre un servicio que las prepare y entregue con la mayor rapidez posible.

Qué tipo de flores lleva una corona funeraria

Las flores son unas de las creaciones más bellas de la Naturaleza, y siempre han tenido una simbología especial en todas las facetas de la vida, ya sea en el amor, en la amistad o en los ritos funerarios.

Toda ofrenda floral es un gesto de respeto y cariño que sin duda aportará consuelo a los seres queridos del fallecido en estos difíciles momentos. Los distintos tipos de flores que pueden integrar las coronas funerarias tienen también distintos significados.

  • Gladiolos: simbolizan el recuerdo y la fidelidad. Son uno de los tipos de flores más utilizados en los ritos fúnebres.
  • Rosas: simbolizan el amor, tanto durante las relaciones románticas como en las despedidas.
  • Claveles rosados y blancos: aunque existe una gran variedad de colores para estas flores, son los blancos y rosados los más utilizados en los tanatorios. La tradición cuenta que fueron claveles los que brotaron de las lágrimas derramadas por la Virgen María a los pies del monte Gólgota, ante la visión de su hijo crucificado. Los claveles blancos simbolizan la inocencia y la pureza, mientras que los claveles rosados representan el vínculo familiar.
  • Gerberas: representan la belleza y la amistad.
  • Margaritas blancas: se les suele atribuir la simbología de un nuevo comienzo.
  • Dragonarias o antirrinos: con muchas variedades, son conocidas por muchos nombres: hierba becerra, boca de león… Representan la fuerza, algo que siempre necesita el círculo cercano al finado.
  • Lirios: ya usados en la Grecia Clásica para sus ritos funerarios, sus numerosos colores tienen distintos significados: los jaspeados representan la devoción; los naranjas y rojos, el amor inmortal; los blancos, la bondad.
  • Anturios: su uso es muy común en los tanatorios por su significado: la amabilidad y la hospitalidad.
  • Crisantemos: tal vez la flor más específica para los funerales, ya que simbolizan la pérdida. Los naranjas, blancos y rosas representan las relaciones que se terminan; los violetas, el dolor por la pérdida del ser amado; los azules, la superación del dolor.
  • Eustoma o lisianthus: simbolizan el compromiso, la tranquilidad y la dulzura.
  • Orquídeas: flores que representan el respeto.

Frases de condolencia para una corona de flores

Las coronas funerarias suelen ir acompañadas de mensajes de cariño y respeto por parte de quienes las ofrendan. El espacio limitado para estas leyendas obliga a que sean mensajes cortos, que puedan resumir en pocas palabras los sentimientos hacia el fallecido. Es costumbre que sean enviadas tanto por familiares y amigos, como por compañeros de trabajo y estudios.

Siempre que sean respetuosas, las fórmulas son infinitas, aunque algunas de las más comunes son “Tus compañeros de trabajo no te olvidan”, “Con amor de tus amigos”, “Tus hijos te recordarán siempre”, o “Siempre te llevaremos en el recuerdo”.

Qué tienen las coronas funerarias inolvidables