Seleccionar página

En nuestro diccionario tampoco podía faltar el concepto funerario de necrópolis. Es muy probable que te suene esta palabra, ¿pero sabes qué significa?

¿Qué es una necrópolis?

Necrópolis es un cementerio o un lugar destinado a los enterramientos. Significa “ciudad de los muertos” y proviene del griego antiguo (‘νεκρός «necrós», muerto o cadáver, y πόλις pólis, ciudad o estado).

A pesar de que hoy en día apenas se utiliza, normalmente se emplea para designar cementerios que pertenecen a grandes urbes, que son como “zonas de enterramiento” y que se han encontrado cerca de antiguas civilizaciones.

Estos sepulcros fueron lugares de adoración y para recordar una historia, una manera de no olvidar a los seres queridos que caminaron antes que nosotros y que ayudaron a escribir gran parte de la historia que conocemos.

Una manera de entender mejor su significado, es viendo a las necrópolis como lugares antiguos de cementerios, es decir, algo así como una ciudad de cadáveres. Están diseminadas por todo el mundo y su presencia guarda secretos de la humanidad.

 

¿Cómo son?

Generalmente son terrenos de grandes extensiones de tierra con todo tipo de monumentos de tiempos pasados. En ellos habitan personas de la sociedad muy importantes en su época o de una comunidad concreta.

En la necrópolis es posible encontrar monumentos característicos con cámaras fúnebres. Además, su gran mayoría se encuentran enterrados allí o con los cuerpos momificados por el paso de los años.

 

¿Por qué surgieron las necrópolis?

No todas fueron construidas con la misma finalidad. Si bien es cierto que generalmente se construyeron con carácter religioso. Pero también algunas con el objetivo de evitar los robos de los ajuares.

Algunas culturas también fundaron las necrópolis debido a la prohibición de practicar enterramientos en los límites urbanos. De este tipo nos encontramos con distintas necrópolis en el Imperio Romano como el Vía Apia de Roma, en Italia o la Necrópolis de la Vía Triumphalis, en el Vaticano. Otro ejemplo es el Hierapolis en Pamukkale, Turquía.

En el caso de la antigua Roma, a los romanos se les prohibió enterrar a los seres queridos en la ciudad. Fue por eso que crearon una ciudad aparte para hacerlo, con monumentos y propósitos sagrados (una tierra sagrada y santa).

El paso de los años ha hecho que las necrópolis se hayan convertido en un lugar turístico. Hay algunas que son realmente bellas debido a sus estatuas, mosaicos, frescos, sarcófagos…

 

Las necrópolis más famosas

La Necrópolis de Guiza, en Egipto, es una de las más conocidas. El Parque arqueológico de San Agustín, en Colombia, también es uno de los más visitados. Este último se estima que tiene una antigüedad de más de 2.000 años a.C. Así como las que te mencionamos en el párrafo anterior.

En España y Portugal tenemos alguna necrópolis que se conserva de la época anterior a Cristo, como las celtibéricas. Ahora que ya sabes qué son las necrópolis, puedes visitarlas siempre que vayas de viaje. Seguro que en tu lugar de destino se esconde alguna.