Seleccionar página

Desde tiempos ancestrales, todas las civilizaciones han honrado a sus muertos: el túmulo funerario es uno de los monumentos funerarios más antiguos, que se empleaban para enfatizar la memoria del fallecido. Desgranamos qué es un túmulo funerario, qué tipos de túmulos existen, y dónde se pueden localizar en la actualidad.

Qué es un túmulo funerario

El significado de túmulo reside en la palabra latina tumulus, que quiere decir “elevación”: un túmulo es un sepulcro elevado sobre el terreno, según la RAE.

La construcción de túmulos funerarios se remonta 10 000 años atrás, cuando en la Edad de Piedra y, posteriormente, en la Edad del Hierro y la Edad del Bronce se alzaba un conjunto de tierra y piedras sobre una sepultura.

Normalmente, las personas que estaban enterradas bajo dichos túmulos eran guerreros: en aquella época, donde las conquistas territoriales eran tan frecuentes, levantar un túmulo era una forma de reivindicar los derechos adquiridos sobre dichas tierras, normalmente a costa de la vida de quienes ocupaban el mencionado sepulcro.

Tipos de túmulo funerario

La clasificación más extendida de los túmulos funerarios atiende a su forma, la cual cambia normalmente en función de la localización geográfica donde se encuentran (debido a las tradiciones funerarias de cada región).

  • Alargados. Los primeros túmulos alargados datan del periodo Neolítico, y son unos montículos de tierra rectangulares que solían acoger a varias personas.
  • En forma de campana. También se les llama túmulos de tipo Wessex: son túmulos con forma acampanada que podían alcanzar los 60 metros de altura.
  • En forma de disco. Constan de una plataforma ovalada o circular, un terraplén continuo y un foso interior.
  • De cuenco. Adquieren la forma de un recipiente invertido, y es muy común encontrarlos en Gran Bretaña.
  • En forma de estanque. Tienen forma circular, y los bordes están construidos con la tierra extraída de la depresión central.
  • En loma. Son colinas que alcanzan hasta los 150 metros cuadrados de extensión.

Dónde podemos encontrarlos

  • El Túmulo megalítico de Newgrange, en Irlanda, construido hace unos 5000 años y descubierto en el siglo XVII, es un enorme yacimiento arqueológico utilizado, según estudios, como tumba.
  • El túmulo de piedras Coldrum, en el condado de Kent (Inglaterra), data del año 4000 a.C.; llegó a constar de medio centenar de megalitos, y albergó hasta 20 esqueletos humanos.
  • El túmulo en loma de Maiden Castle (Dorset, Inglaterra) es uno de los pocos de este tipo que todavía se pueden encontrar.
  • Las cenizas de la estrella del pop Michael Jackson descansan bajo un túmulo situado en el Forest Lawn Memorial Park (Glendale, California).

En la actualidad, los servicios funerarios adaptan el concepto de túmulo en los velatorios: el cuerpo del fallecido no se cubre con tierra ni piedras, sino que se expone en una cámara refrigerada tras una vitrina para que sus seres queridos puedan honrar su memoria.

Los túmulos funerarios se concibieron para honrar la memoria de los fallecidos: hoy en día, podemos adaptar la idea mediante la presentación de ramos, palmas, centros y coronas funerarias. Las flores siempre servirán para mostrar nuestros respetos a quienes ya no están entre nosotros.

Desde Flores Tanatorio esperamos haberte ayudado.