Seleccionar página

Una de las pocas certezas que tiene la vida es saber que llegará un día en que la misma se acabará. Por eso precisamente son muchos los que se preparan para ese momento y quieren evitar que su familia tenga que asumir el coste de un entierro. De ahí la importancia de saber, de un seguro de decesos, qué es y qué coberturas ofrece.

Qué es un seguro de decesos

El coste de un funeral es bastante elevado; en algunos casos puede llegar a superar los 3000 euros. Así que, ¿qué ocurre si no hay dinero para un entierro?

Si la familia no tiene dinero para asumir este gasto, o incluso si el fallecido no tenía ningún familiar que se pueda hacer cargo, habrá que prestar atención a lo que disponga la normativa municipal del lugar de fallecimiento, porque en algunos casos hay enterramientos gratuitos para personas sin recursos.

Pero acceder a esta prestación gratuita puede ser un proceso largo y complicado, ya que la Administración tiene que comprobar que, efectivamente, no hay recursos suficientes para sufragar un entierro o inhumación.

Para que esto no ocurra, y no dejar a la familia el problema de tener que afrontar el coste de tener que pagar un funeral, lo mejor es contratar una póliza de decesos.

Este seguro garantiza la prestación de un servicio funerario hasta la cuantía asegurada. Es decir, si alguien tiene un seguro por valor de 4000 euros, la compañía aseguradora sufragará los costes del entierro hasta esa cantidad.

Qué cubre el seguro de decesos

Saber qué incluye un seguro de decesos es importante para valorar si realmente es lo que se está buscando.

Prestación de los servicios funerarios

Esta es la cobertura principal del seguro de decesos. Incluye el féretro, el sudario, el acondicionamiento del cadáver, el coche fúnebre para los traslados, el tanatorio, el servicio religioso, las flores y los gastos de inhumación en el cementerio elegido o bien el coste de la incineración.

Elección de lugar de sepelio

Cuando hay un seguro de decesos contratado los familiares pueden elegir a la funeraria que prestará los servicios e incluso la localidad en la que se prestarán los mismos.

Sin embargo, no todas las pólizas de decesos permiten elegir el lugar del sepelio. Por eso, si alguien quiere ser enterrado en un cementerio diferente al de su localidad de residencia, debe asegurarse de que su póliza lo permite.

Trámites administrativos relacionados con la defunción

Cada vez es más habitual que los seguros de decesos incluyan la realización de las gestiones básicas relacionadas con la defunción. Así la familia no tiene que preocuparse por nada.

El seguro se encarga de solicitar el certificado de defunción y proceder a la inscripción en el Registro Civil, también  de cursar la baja en la Seguridad Social, dar de baja el Libro de Familia e incluso tramitar pensiones como la de viudedad u orfandad.

Si después de todos los trámites no se ha consumido la cobertura total contratada, la aseguradora entrega a los familiares lo que haya sobrado.

Ahora que sabemos qué es el seguro de decesos comprobamos que ofrece más coberturas de las que parecen a simple vista, por lo que es interesante plantearse su contratación. En caso de necesitar una corona funeraria puede consultar con Garayalde.