Seleccionar página

Tenemos muchas formas de recordar a aquellas personas que ya se han ido. Quizá una de las mejores sea a través de un obituario, una fórmula que, sin embargo, se suele llegar a confundir con la esquela, aunque realmente no son lo mismo.

¿Por qué elegir un obituario?

Mientras que con una esquela funeraria lo que estamos haciendo es dar conocimiento del fallecimiento de una persona e informamos públicamente sobre el funeral para que todos los interesados en él puedan asistir. Con el obituario vamos un poco más allá y destacamos todos los logros que el fallecido consiguió a lo largo de su vida, es una forma de rendirle homenaje.

¿Cómo escribir un obituario que sea original?

Está claro que en un documento de este tipo debe figurar información básica como la fecha de fallecimiento, datos biográficos del fallecido y el día y hora de los actos funerarios.

Pero como se trata de un documento más extenso que una esquela, se puede aprovechar destacar algunos aspectos importantes de la vida de ese ser querido.

Quienes conocían a esa persona seguramente se sentirán mejor si ven reflejados por escrito aquellos atributos o características personales que hacían de ella alguien especial. Esa anécdota que siempre contaba en las reuniones familiares y de amigos, su colaboración en obras de caridad, su amor por el baile…

Cuando leemos un obituario referido a una persona a la que valorábamos siempre nos embarga la tristeza, pero este sentimiento será mucho más llevadero si junto al hecho luctuoso se destacan los aspectos más positivos de aquel que ya no está.

¿Dónde publicar un obituario?

La tradición es publicar las esquelas funerarias y obituarios en los periódicos, pero hoy en día podemos buscar alternativas que pueden llegar a tener más difusión y que incluso pueden ser gratuitas.

Existen páginas web especializadas en la publicación de obituarios. Pero sin lugar a dudas la forma más fácil de llegar a aquellos que conocían al fallecido es a través de las redes sociales.

Si tienes acceso a las redes sociales del fallecido sería buena idea publicar el obituario en su muro. Así todos sus amigos podrán saber lo que ha ocurrido. También es buena idea que los familiares lo publiquen en sus redes sociales. De esta forma se consigue la máxima difusión posible.

Muchos municipios cuentan con su propia página en Facebook. Publicar el obituario en su muro es otra forma de conseguir que la noticia llegue a todos aquellos que puedan estar interesados en la ocurrido.

¿Qué hacer después de publicar el obituario?

Si se han usado las redes sociales para hacer la publicación es más que probable que lleguen contestaciones y mensajes, así que habrá que estar atentos a ellos. Quizá en los primeros días tras el fallecimiento no tengas ganas de consultar los mensajes, pero es aconsejable que los revises en un tiempo prudencial y des las gracias a todos aquellos que te hayan expresado sus condolencias a través de estos medios digitales.

Elaborar un obituario no solo ayuda a los demás a tener conocimiento del fallecimiento de una persona, también puede ser una buena opción para que plasmes tus sentimientos por escrito y te sientas algo mejor. Escribe lo que te salga del corazón.