Seleccionar página

Cada persona tiene unas preferencias con respecto a cómo quiere que descansen sus restos una vez que haya fallecido. Algunos prefieren la inhumación y otros la cremación, pero en cualquier caso hay que contar con un lugar en el que descansen los restos mortales. Aquí surgen las opciones de nicho, tumba o mausoleo. Y precisamente el lugar de enterramiento es importante a la hora de escoger las flores.

¿Qué flores se suelen usar en los funerales?

Existen ciertas variedades de flores que por tradición popular se suelen utilizar en los funerales como forma de rendir homenaje a los difuntos.

Crisantemos

El crisantemo es la flor por excelencia cuando se trata de conmemorar el Día de Todos los Santos. Es pequeña y muy vistosa y solo vive entre octubre y diciembre. Es precisamente lo efímero de su existencia lo que hace que se use tanto a nivel funerario, puesto que simboliza lo efímero de la vida.

Rosas

Las rosas también son habituales, pero hay que tener especial cuidado con el color elegido. Las rosas rojas son muestra de amor y respeto, pero solo están indicadas cuando la relación con el fallecido sea muy estrecha: un padre, una madre, una pareja, etc.

Claveles

Estas bonitas flores de colores se usan siempre en los funerales como muestra de admiración por el difunto y en homenaje a su persona.

¿Qué adornos florales usar en un mausoleo?

Con cualquiera de las flores antes mencionadas se pueden crear bonitos adornos funerarios combinando diferentes tamaños.

Si el fallecido es una persona muy querida y se espera que mucha gente envíe flores, quienes muestran así sus respetos y sus condolencias a los familiares deberían escoger mejor flores de pequeño tamaño, así todas las enviadas se podrán usar en la decoración y ningún adorno quedará oculto a la vista.

Cuando el entierro se va a hacer en un mausoleo hay que tener en cuenta que estamos ante un monumento funerario, por lo que el adorno más recomendado es el centro funerario. Al tener una base se puede dejar fácilmente a la entrada del monumento.

Algunos centros no solo llevan flores, sino que va la planta completa, lo que permite que el monumento esté decorado durante más tiempo, mientras la planta viva.

Los ramos de flores funerarios no están muy indicados en este caso, puesto que no hay dónde colocarlos en horizontal y si se dejan puestos en vertical lo más probable es que se acaben cayendo.

Con las coronas funerarias ocurre algo similar, pero estas sí tienen un poco más de base y pueden aguantar mejor. Incluso se pueden colocar sobre alguno de los elementos decorativos del mausoleo: una columna, una estatua, etc.

Enviar flores a los difuntos es siempre una muestra de respeto y consideración, así como una muestra de nuestras condolencias a los familiares. Pero debemos ser siempre razonables y enviar un adorno floral que sea equivalente a nuestra relación con esa persona. Si además sabemos dónde se va a realizar el entierro, esto nos puede ayudar a elegir entre un ramo, un centro o una corona. Pero, en cualquier caso, enviar flores siempre es un acierto.