Seleccionar página

Si hay algo cierto es que todos acabaremos dejando este mundo. Hay quien asume este hecho con naturalidad y a quien le cuesta más, pero dado que es un proceso inevitable no está de más tomar decisiones importantes con respecto a ese momento, como qué queremos que se haga con nuestro cuerpo. Aquí se nos presentan dos opciones, inhumación o cremación. Para hacer una elección correcta hay que conocer ambos sistemas.

¿Qué es la inhumación? 

La inhumación implica el enterramiento del cadáver, pero hoy en día esto no supone necesariamente que el cuerpo vaya a yacer bajo tierra, puesto que además de tumbas también hay nichos, que son estructuras que se construyen en vertical.

En cualquier caso, este proceso supone que el cuerpo va a pasar por un proceso de descomposición natural que puede tardar entre 15 y 50 años en ser completa.

Ventajas y desventajas de la inhumación

  • Se puede obtener ADN del difunto e incluso practicar pruebas forenses años después del fallecimiento si fuera necesario.
  • El proceso es algo más rápido, puesto que se puede pasar directamente del velatorio a la ceremonia de inhumación.
  • Es una práctica aceptada en la mayoría de las religiones.
  • Los visitantes pueden visitar la tumba de su ser querido y llevar unas flores, esto les ayuda a sentirse más cerca de él.
  • Es un proceso más caro y por tanto no resulta accesible para todo el mundo.
  • Si el difunto es enterrado en un lugar lejano al lugar de residencia de sus familiares les resultará complicado ir a visitar su tumba.

Qué es la cremación 

La cremación de cadáveres es una práctica que se viene celebrando también desde hace miles de años. Es lo que conocemos como incineración, un proceso que implica reducir el cadáver a cenizas. Esta forma de descomposición del cuerpo no es natural, pero es mucho más rápida, puesto que en apenas unas horas el cadáver desaparece totalmente y no quedan de él más que unas pocas cenizas.

Ventajas y desventajas de la cremación

  • Es un proceso más higiénico. De ahí que en determinadas épocas la cremación haya sido obligatoria, como en las epidemias de peste, cólera o viruela.
  • El coste económico es más barato. Además, los familiares no están obligados a depositar las cenizas en un cementerio, por lo que no tienen que pagar por una tumba o nicho.
  • Trasladar las cenizas es más sencillo.
  • Los gases que se producen al quemar un cuerpo son perjudiciales para el medio ambiente.
  • De las cenizas no se puede extraer ningún tipo de material genético en caso de ser necesario.
  • No es medio aceptado para el tratamiento de los cadáveres en ciertas religiones.

Cómo elegir entre inhumación y cremación

Son dos procesos diferentes y cada uno de ellos tiene sus propias ventajas e inconvenientes, pero en realidad no se puede decir que la inhumación sea mejor que la cremación o viceversa. Por tanto, es una decisión totalmente personal que es recomendable que la persona comunique a sus familiares, para asegurarse de que su descanso final será tal y como quiere.