Seleccionar página

El término sepelio hace referencia a la acción concreta de enterrar un cadáver. Por lo tanto, al proceso funerario que incluya un entierro se le denomina como sepelio, aunque en otras culturas el rito puede ser diferente, como por ejemplo en el budismo, donde el sepelio se puede realizar en el agua.

Qué es un sepelio

La palabra proviene del latín sepellire que significa enterrar. Es la etapa final de los actos fúnebres, incluyendo las conmemoraciones, rituales y ceremonias, religiosas o civiles, vinculadas a depositar los restos del fallecido en su sepulcro o previamente a su cremación. Existen muchos tipos de sepelio, aunque en España se pueden clasificar en dos modalidades: religioso y civil.

Tipos de sepelio

El sepelio, al ser un acto ritual solemne, está vinculado a las creencias personales o sociales. En España se suelen realizar de carácter civil o religioso.

Sepelios religiosos

Se suelen realizar en una iglesia o una capilla, siendo los más comunes los católicos, en los que se incluyen misas y ceremonias. La duración y la organización del mismo puede adaptarse a los deseos de los familiares. En algunos casos, los presentes pueden decir algunas palabras para recordar a la persona fallecida, recitar un poema, cantar una canción o realizar alguna actividad similar significativa, para homenajear la memoria de su ser querido. Al finalizar la ceremonia, el féretro recibe agua bendita y se traslada al cementerio o al lugar donde se tenga prevista la cremación.

Sepelios civiles

Este tipo de sepelios están desprovistos de cualquier carácter religioso y se suelen llevar a cabo en la residencia del fallecido o en las propias funerarias. Si bien se suelen aceptar decoraciones con flores en el ataúd, se prescinde de símbolos religiosos y no se realizan oraciones ni misas. La costumbre es que los allegados velen al difunto durante un tiempo, antes de ser trasladado al lugar de la sepultura o se inicie el proceso de cremación, y permanezcan reunidos recordando juntos acontecimientos relevantes de la vida de esa persona. Para esta clase de ceremonias, suele hacerse una comunicación pública a través de una esquela en algún medio, donde aparecen todos los detalles sobre el día, la hora y el lugar.

Diferencia entre sepelio y funeral

Es muy común confundir los términos funeral y sepelio, y de hecho en muchas ocasiones se utilizan de la misma forma, como si fuesen sinónimos. Sin embargo, son términos que hacen referencia a momentos diferentes del proceso de despedida a un fallecido. El sepelio es solamente el acto que tiene lugar antes del entierro o la cremación de los restos, mientras que el funeral recoge todas las ceremonias que se llevan a cabo desde el fallecimiento, días antes del entierro y a veces, días después del mismo.

Los sepelios pueden ser rituales sencillos o multitudinarios, según la decisión de la familia, los deseos que haya expresado el propio finado o el número de conocidos que tuviese. En cualquiera de los casos hay que tener en cuenta que todo el proceso, funeral y sepelio, son actos solemnes con los que se pretende honrar la vida de la persona fallecida y darle una digna despedida con un respeto máximo y siempre tratando de cumplir sus últimas voluntades.