Seleccionar página

Cuando alguien nos llama y nos cuenta que una persona cercana ha fallecido, muchos recurrimos a Internet para buscar información sobre ramos de rosas, coronas y centros de flores para funerales y velatorios en tanatorios. Queremos presentar nuestros respetos a sus allegados y al fallecido, y hacerlo de la forma apropiada.

Como solemos decir, las flores adecuadas serán aquellas que se lleven. Son momentos de mucha emoción y comprensión, y el mero hecho de presentarnos en el tanatorio supondrá un mundo para la familia. Dicho esto, nunca está de más conocer la diferencia entre un centro y una corona funeraria.

¿Qué es un centro de flores?

Los centros de flores son un adorno floral algo menos conocido que las coronas pero que tiene una gran presencia en los velatorios. Por supuesto, tiene muchos más usos además de las despedidas de un ser querido.

Son tan válidos para otros eventos sociales tales como nacimientos y bodas, y es probable que las conozcamos más por adornar salas de hospitales en películas americanas con mensajes positivos. En función del tipo de flor le asignaremos su significado.

Este tipo de ornamento tiene una gran vistosidad y puede ser más armónico que las coronas debido a su composición radial. Los centros de flores son precisamente eso: centros de mesa florales. Y, por lo tanto, tienden a colocarse en espacios a través de los cuales los visitantes se muevan, colocándolos siempre en el eje de movimiento.

Un centro floral no tiene un punto de vista tan marcado como una corona, y su idea es la de servir de compañía y decoración durante todo el velatorio. De ahí que, en los jarrones o macetas donde se colocan, suele haber el tipo de espuma que colocamos en el cabecero de las coronas de flores. Esta espuma especial ayuda a hidratar las flores durante todo el proceso.

Centro de flores rosas

Estas flores no tienen hoy día el objeto cubrir el olor que se daba hace décadas cuando los velatorios se realizaban en los domicilios, sino que hablan sobre decoración, respeto y recuerdo, así como de pésame o condolencias.

Los centros funerarios suelen tener una composición que oculta la maceta, con labios de flores y hojas que rozan e incluso llegan a cubrir parte de las mesas donde son colocadas. Puedes encontrar algunos ejemplos de centros funerarios aquí.

¿Qué es una corona de flores, y por qué tiene forma de corona?

En más de una ocasión hemos hablado de las coronas de flores, como cuando os contamos cómo fabricar una. No os hemos dado una definición formal de ellas, aunque es fácil. Una corona de flores es un elemento circular con forma de toroide (como un anillo) sobre el que se colocan flores para dar el último adiós a un ser querido.

Aunque la usemos en nuestros funerales cristianos, el origen de la corona de flores es mucho más antiguo. De hecho, ya vimos una pequeña corona en la tumba de Tutankamón, y por tanto entra dentro de aquellas tradiciones paganas que fueron absorbidas por la fe moderna. El modo maravilloso que tiene la cultura de enraizarse, crecer y enriquecerse en las anteriores.

La explicación civil probablemente sea la de que el círculo es la forma más fácil de confeccionar y transportar a la hora de reunir un conjunto de flores. Sin embargo, en la tradición cristiana (así como en otras monoteístas y también en algunas animistas) el significado del círculo reside en la unidad y eternidad.

En caso de que la persona sea religiosa (si no es religiosa no pasa nada por enviar una corona), el círculo simboliza tanto la unión de la persona fallecida con su creador como el hecho de que la muerte es tan solo el principio. Estas son nuestras coronas de flores para tanatorios.

Elegir entre un centro y una corona de flores puede ser difícil, especialmente si consideramos que habrá sitio para ambos en el tanatorio (cosa que suele ocurrir). Los centros ocupan las mesas y las coronas las paredes, y por lo tanto no se disputan el espacio y ambas pueden convivir.

Lo importante con las flores y sus distintas disposiciones, más que tratar de acertar, es el hecho de que estén presentes. La flor adecuada será la que llevemos, el color ideal será aquel que tenga, y la forma presente será la mejor elección posible.

Imágenes | AnnieSpratt, werner22brigitte, Pexels