Seleccionar página

Una de las flores funerarias más recurridas es el clavel. Se trata de una flor que es hermosa por fuera y por dentro. ¿Quieres conocerla mejor? En esta guía te contamos todo sobre ella y sus curiosidades.

 

¿Qué clavel elegir en un ramo o corona funeraria?

El clavel es habitual encontrarlo en color rosa, rojo, blanco, amarillo o mixto. ¿Cuál elegir en los ramos funerarios? Todo depende de los gustos de la persona fallecida o de quienes decidan encargar el ramo, pero los claveles rosas o blancos son los más empleados como flores para tanatorios.

Sin embargo, ¿sabías que los claveles también tienen una simbología en base a sus colores? Por ejemplo:

  • Claveles blancos: amor puro, inocencia y fidelidad
  • Claveles rojos: amor y admiración
  • Claveles rosas: amor maternal y familiar (es el color que segundo el cristianismo surgió de las lágrimas de la virgen María)

Los otros colores no son habituales en las coronas funerarias. ¿La razón? Su significado. Por ejemplo, el amarillo representa desilusión y pena por un amor no correspondido; y el verde es habitual en celebraciones como San Patricio.

 

Características del clavel

Los claveles son reconocidos muy fácilmente por su apariencia. Son flores cespitosas que tienen un tallo subterráneo pequeño y que tienden a crecer hasta un metro de altura, así como unos 6 u 8 cm de diámetro. Las hojas de los claveles son lineales y cada tallo tiene forma una flor con al menos 5 pétalos a su alrededor.

Una de las peculiaridades del clavel es su olor característico, dado que emite una fuerte fragancia, delicada a la vez de agradable. Así mismo, se utiliza mucho en la aromaterapia, dado que se dice que puede motivar espiritualmente.

En cuanto a su nombre, nos remontamos a la antigua Grecia, cuando los sabios realizaban los primeros compendios de la botánica. Fue en ese momento cuando Theopharastus catalogó la flor del clavel bajo el nombre de Dianthus, que deriva de las palabras “Dia” (dios) y “Anthos” (flor). Por lo que los claveles también son conocidos como “las flores de Dios”.

Además, también circula una creencia en torno al cristianismo. Se dice que los claveles nacieron de las lágrimas de la Virgen María cuando Cristo cargaba la cruz y era llevado hacia el monte Gólgota. Eso explica porque el clavel es una de las principales flores para tanatorios y siempre está presente en los centros funerarios.

 

Cuidados básicos de los claveles

Para que los claveles se conserven más tiempo, es importante que existan al menos unos cuidados básicos. El riego de la flor debe ser regular y constante, para que se mantenga en condiciones óptimas.

Hay que destacar que es una flor muy resistente, de ahí a que sea considerada como una de las mejores flores funerarias que existen, puesto que puede perdurar mucho tiempo al lado del fallecido.

Si buscas una flor a un precio relativamente económico y que tenga mucho significado, el clavel es imprescindible dentro de las flores funerarias. Por lo que si quieres acertar de pleno, te recomendamos que lo elijas.