Seleccionar página

Seguro que lo has visto en más de una ocasión, en alguna serie o película, pero, ¿realmente sabes cómo se llama donde meten las cenizas de los muertos?

Aunque te resulte raro y no lo creas, existen varios objetos donde puedes guardar las cenizas de un fallecido, aunque el caso más común es el de las urnas funerarias o de cremación. 

En el mercado actual, existe un amplio abanico de distintos tipos y modelos de urnas funerarias. Incluso se les puede dar un toque personalizado y hacerla a medida. Sin embargo, lo más normal es que tengan forma de vaso o anáfora. 

En este post, vamos a explicar cuáles son los distintos tipos de urnas o vasijas que existen, cuál es su historia y dónde se pueden adquirir. 

¿Qué es una urna funeraria?

Una urna funeraria, también conocida con el nombre de urna cineraria o urna de incineración, consiste en un depósito cerrado con forma de vaso grande, construido a partir de diversos materiales. En su interior pueden contener la totalidad o solo una parte de las cenizas de un difunto. 

Según la RAE (Real Academia Española) una urna funeraria es «una caja de metal, piedra u otra material que sirve para varios usos, como guardar dinero, los restos o las cenizas de los cadáveres humanos, etc.»

De forma rápida y sencilla, para responder a la pregunta sobre cómo se llama donde meten las cenizas de los muertos podemos responder que en una urna funeraria. 

Historia de las urnas funerarias

La aparición de las urnas funerarias vino acompañada del rito de incineración o cremación que los seres humanos establecieron como despedida de los seres queridos tras su muerte. 

Se han encontrado yacimientos arqueológicos procedentes de la edad del bronce con este tipo de vasos o urnas funerarias. 

En la antigua roma se fabricaban con materiales de piedra sobre las que se escribía el nombre del difunto y una breve historia de su vida. En Egipto, las cenizas no tenían porqué estar dentro de las urnas, sino que se han encontrado pequeños recipientes próximos a los sarcófagos donde descansaban las vísceras de los difuntos. 

Hoy en día, las urnas funerarias cumplen con la misma función que en el pasado. Lo único que ha cambiado ha sido el material con el que se fabrican y la flexibilidad para adoptar distintas formas y tamaños. 

Algunos de los materiales más comunes hoy en día son el mármol, la cerámica o el acero inoxidable. Incluso existe una moderna y actual tendencia de utilizar materiales biodegradables y ecológicos para que, con el paso del tiempo, las urnas desaparezcan por completo. A este tipo de urnas se les conoce como bio urnas. 

También existe otro tipo de urnas fabricadas exclusivamente con sal. El motivo es que al entrar en contacto con el agua del mar, se vaya deshaciendo a la vez que va esparciendo las cenizas por el fondo marino. 

Y también están cogiendo un gran acogimiento las urnas fabricadas con una pequeña semilla en su interior para que, al enterrarla en el suelo, tanto las cenizas del difunto como la propia urna sirvan de abono para que crezca un árbol o una planta. 

¿Dónde se compran las urnas para cenizas?

Una de las mejores opciones hoy en día para comprar una urna para las cenizas de un difunto es a través de internet. Igual que ocurre si quieres comprar un centro, un ramo o una corona de flores.

En caso de buscar una urna clásica y tradicional, podrás encontrarla en el catálogo de la página web de la funeraria. Si lo deseas, también existen mini urnas, de un tamaño algo inferior a las normales. 

De forma adicional,  muchas funerarias ofrecen la posibilidad de personalizar la urna como se desee. Aunque recomendamos consultar esta opción en cada caso. 

Y para aquellos que aún no han establecido una estrecha relación con internet, también informamos de que se pueden adquirir las urnas directamente en los establecimientos dedicados a su venta.  

Y para rematar, tenemos que decir que el low cost también ha llegado al sector funerario con una amplia colección de urnas funerarias baratas.