Seleccionar página

Si te preguntas cómo hacer una jardinera de flores para cementerio paso a paso la respuesta es que hay muchas formas, dependiendo del tipo de plantas y flores que escojamos, de si elegimos que sean naturales o artificiales o de las formas que queramos darle.

Aunque las flores artificiales puedan ser tan bonitas, en apariencia, como las naturales, nunca podrán tener la fragancia de las flores frescas, así que nuestra elección es enseñarte a hacer la jardinera con flores naturales.

Cómo hacer una jardinera de flores para cementerio

Como herramientas sólo necesitaremos unas tijeras para cortar el tallo de las flores. Como recipiente necesitarás una jardinera o una tarrina no excesivamente grande.

También debes tener preparada una esponja, algo de arena y hojas verdes.

Como plantas y flores necesitarás dos ramos de paniculata, dos ramos de claveles y tres gladiolos.

En primer lugar echarás arena en la tarrina o jardinera que hayas elegido con el objeto de que tenga el suficiente peso como para que no se vuele con el viento una vez instalada en el cementerio. A continuación coloca la esponja de forma que quede lo suficiéntemente ajustada y no se salga fácilmente.

Cuando tengas la esponja en su sitio comienza a colocar los gladiolos con una forma de abanico, cuidándote de recortar los tallos si estos resultasen excesivamente largos.

Recorta sólo un poco los tallos de los claveles y ve clavándolos cuidadosamente en la esponja, empezando por los que presenten tallos más largos.

Comienza también a colocar la paniculata al mismo tiempo que los claveles, y ve intercalando hojas verdes con el objeto de hacer la decoración más bonita e, igualmente, para evitar que la esponja pueda ser vista, algo que siempre crea un efecto muy feo.

Terminarás tu jardinera colocando los claveles que tengan los tallos más cortos.

Ya ves que no es complicado aprender cómo hacer tu propia jardinera de flores para cementerio.

Ahora vamos a ver cómo hacer centros de flores para cementerio.

Cómo hacer ramos de flores para cementerio

Los ramos de flores que se hacen para llevar a los cementerios se realizan de la misma forma que cualquier otro, con la salvedad de que hay que poner buen cuidado en buscar flores con una fuerte resistencia, para que tengan una mayor durabilidad, sin necesidad de meterlas en recipientes con agua. Ten en cuenta que el ramo más bonito que puedas llevar puede estropearse fácilmente por efecto del sol o la lluvia.

Es por ello que flores como los lilium, los claveles y los crisantemos sean muy habituales en la mayoría de necrópolis, por su indudable belleza y porque se conservan muy bien.

A continuación te mostramos los pasos que debes seguir para hacer tú mismo un precioso centro floral para cementerio:

  • Para que sea un ramo llamativo debes hacerlo variado, intentando que tenga 3 o 4 flores diferentes, zonas verdes y un relleno.
  • Recorta los tallos en función de la medida del jarrón que vayas a usar, corta las hojas de la parte de abajo si tienen y procura que todos los tallos se dirijan hacia un imaginario eje central. Si tu intención es colocar el ramo directamente sobre una tumba, sin usar el jarrón, no hace falta que los recortes, a no ser que necesites igualarlos para un resultado más estético.
  • Sobre las flores que hayas decidido que sean las dominantes de tu ramo, ve añadiendo hojas verdes y, como si se tratase de capas, el resto de flores, intentando siempre rellenar los espacios que vayan quedando vacíos.
  • Como colofón, añade un toque verde a la parte central superior del arreglo floral.
  • Como último paso, ata el ramo y envuélvelo con algo de papel transparente o de algún color que sea de tu agrado.

Como ves, no es difícil crear arreglos florales para colocar en recuerdo de nuestros seres queridos. Un bonito gesto que, seguro, nos hará recordar buenos momentos.