Seleccionar página

Con este post queremos ayudar a todas aquellas personas que se ven en la delicada situación de tener que prepararlo todo, con lo que conlleva hacer un funeral bonito

En primer lugar, tenemos que decir que la planificación de un funeral debe realizarse con el tiempo suficiente para evitar al máximo posible la aparición de cualquier tipo de error o imprevisto. 

Sabemos que organizar el funeral de un ser querido puede resultar muy complejo y doloroso, pero no debemos dejarnos llevar ni limitarnos por los componentes emocionales y sentimentales. 

Es necesario que en este día tan señalado todo esté organizado y planificado acorde a las necesidades y expectativas de las personas que están pasando por este momento de duelo. 

A continuación, ofrecemos un listado con los pasos básicos que debemos seguir cuando queremos saber cómo hacer un funeral bonito, emotivo y adecuado al contexto. 

Pasos para hacer un funeral bonito

En un primer momento, vamos a enunciar el listado con los pasos que hay que seguir para hacer un funeral bonito. Después, entraremos en detalles y explicaremos más en profundidad cada uno de ellos. 

Antes de entrar en materia, tenemos que decir que esta lista es solo un consejo que puedes seguir. No es necesario realizar cada paso al pie de la letra, sino adaptarlo a cada situación personal. 

De esta forma, los pasos son los siguientes:

  1. Comunicar la defunción.
  2. Pensar en la ceremonia funeraria. 
  3. Analizar los distintos presupuestos.
  4. Asignar a un responsable de los gastos. 
  5. Organizar los detalles de la ceremonia. 
  6. Planificar el traslado de la familia. 
  7. Pensar en una reunión conmemorativa. 

Ahora que ya conocemos los aspectos básicos a los que tenemos que prestar especial atención, vamos a proceder a explicarlos de forma algo más detallada.  

1. Comunicar la defunción

El primer paso para poder comenzar a organizar y planear una ceremonia funeraria es comunicar la defunción de la persona que acaba de fallecer. 

Es necesario hacérselo saber tanto a las autoridades competentes como a los familiares y amigos del fallecido. 

Puede que te parezca raro, en un principio, el hecho de tener que comunicárselo a las autoridades competentes. Pues bien, es imprescindible que un médico le brinde el certificado médico de defunción. Este documento es obligatorio para poder registrar la muerte en los organismos estatales competentes. 

En los casos en los que los fallecimientos se produzcan en hospitales públicos, geriátricos o sanatorios, será el médico interviniente el que corrobore la defunción. 

De forma adicional, en aquellos casos en los que las familias tengan un plan funerario, también deberán avisar a la empresa aseguradora para que le asignen la funeraria más cercana a su domicilio. Si no cuentan con este plan, simplemente hay que acudir a cualquier casa funeraria y realizar los trámites correspondientes. 

Por último, mencionar que es muy importante, podríamos decir que lo que más, avisar a los familiares, amigos y conocidos cercanos del fallecido. Cada persona necesitará un tiempo determinado para asimilar la noticia, así como en preparar y planificar su llegada hasta el lugar en el que se encuentra el fallecido. Debemos avisar con suficiente antelación. 

2. Pensar en la ceremonia funeraria

Este paso suele resultar abrumador para muchas personas, dada la situación que están viviendo y el revuelto de emociones que sienten. Es recomendable dejarnos ayudar y aconsejar por quienes se ofrecen voluntarios. 

En este paso es cuando tenemos que pensar en diferentes aspectos que resultan claves para determinar la sepultura final que recibirá el fallecido.  

Algunas de estas decisiones están relacionadas con si queremos un funeral sencillo y tradicional o una ceremonia algo más inclinada hacia algunas creencias religiosas. También el lugar en el que queremos que se lleve a cabo, es decir, en una funeraria, en un lugar de culto, etc. Si permitiremos la visita de distintos amigos y familiares cercanos o simplemente limitaremos la ceremonia a los más íntimos. 

Todas estas decisiones definirán el coste final del servicio, por lo que es imprescindible pensar qué gastos son realmente necesarios y de cuáles podemos prescindir.

3. Analizar los distintos presupuestos

Cuando ya se haya decidido qué tipo de ceremonia vamos a celebrar y todos los aspectos clave que influyen en el precio, es momento de comparar los distintos presupuestos que nos han ofrecido las funerarias. 

Es muy importante elegir aquellas opciones que realmente vayan a satisfacer las necesidades que tenemos en ese momento de duelo.

4. Asignar a un responsable de los gastos

Las tareas a realizar para hacer un funeral bonito son muchas y muy variadas. Podemos designar a un responsable de los gastos, quién se encargará de pagar todos los servicios contratados.  

El revuelto de emociones, a veces, puede hacernos gastar más de lo necesario. Sin embargo, comprar más no significa querer más, por lo que la visión objetiva de un familiar puede convertirse en nuestro mejor aliado.

5. Organizar los detalles de la ceremonia

En coordinación con el Director Funerario y algunos familiares y amigos cercanos, tenemos que detallar algunos aspectos como el lugar, el horario, los arreglos florales, etc. 

También es importante analizar el discurso de despedida que vamos a darle a la persona que acabamos de perder. Este es uno de los momentos más memorables y conmovedores de la ceremonia, por lo que debe salir perfecto.

6. Planificar el traslado de la familia

La funeraria encargada de la despedida del fallecido debe ocuparse también del traslado de la familia hasta el cementerio. Es recomendable pensar en una funeraria con buena ubicación, para facilitar la llegada a los asistentes. 

Los familiares pueden ofrecer sus vehículos propios como medio de transporte hasta el cementerio. O bien, si no se dispone de coches suficientes, pueden contratar vehículos de la funeraria.

7. Pensar en una reunión conmemorativa

El último paso, y uno de los más importantes, para hacer un funeral bonito y especial es organizar una reunión conmemorativa. Hay distintos tipos de reuniones y recursos que podemos utilizar en este paso para recordar al recién fallecido. 

Lo más importante es que sus familiares más cercanos se sientan arropados y apoyados en todo momento y que demostremos lo que esa persona significaba para nosotros.

Algunas ideas pueden ser vídeos, fotografías, canciones, velas, etc. 

 

Estos son los pasos básicos que os ofrecemos para hacer un funeral bonito, personal e inolvidable. Sin embargo, y como hemos mencionado al principio, cada persona afronta el duelo de la pérdida como puede, así que no es necesario seguirlos al pie de la letra.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar