Seleccionar página

España es un país muy ligado al mar, por eso no es extraño que el último deseo de muchas personas sea que sus cenizas reposen en cualquiera de los dos mares que rodean nuestro país o incluso en el océano Atlántico. Pero, ¿es realmente posible tirar las cenizas al mar? Veamos qué dice la legislación sobre este tema.

¿Es legal esparcir las cenizas en el mar?

Esparcir cenizas en el mar es un acto muy bonito que hemos visto innumerables veces en el cine, pero la realidad es muy diferente. La legislación española prohíbe tirar cenizas en el mar, salvo en aquellos casos en que lo haga una funeraria que cuente con los permisos adecuados para ello.

De hecho, no se puede dejar una urna con cenizas ni esparcir las cenizas en lugares públicos, ni en la naturaleza y tampoco en el mar si no se tiene un permiso específico. Esto se debe a que es un acto muy contaminante, no solo por las cenizas en sí mismas, sino porque muchas veces se suelen dejar también las urnas, y no se suele elegir modelos biodegradables para estos recipientes.

Si quieres tirar cenizas al mar tienes que hacerlo a través de una funeraria que tenga permiso de la Dirección General de la Marina Mercante. También puedes intentar conseguir este permiso por tu cuenta, pero es muy complicado obtenerlo.

En caso de conseguirlo es importante que tengas en cuenta que las cenizas no se pueden esparcir directamente en el mar ni ir en una urna convencional, deben dejarse en un recipiente homologado y biodegradable.

Incumplir esta normativa supone un delito grave contra el medio ambiente, que se sanciona con multas de hasta 750 euros.

Cómo hacer un ritual bonito al tirar las cenizas al mar

Si has obtenido el permiso, puedes aprovechar el momento para hacer una pequeña despedida. Una buena idea es leer una pequeña carta en homenaje al difunto en la que celebres su vida y las cosas buenas que hayáis vivido juntos. Después de depositar la urna en el agua puedes poner también algunas flores. Los claveles y los pétalos de rosa rojos y blancos están entre los más usados en estos casos.

Lo que también puedes hacer es soltar algunos globos en recuerdo de ese ser querido y, si quieres hacerlo todavía más bonito, esos globos pueden llevar colgando algunas guirnaldas de flores.

En caso de que no consigas el permiso, tendrás que buscar otro lugar para depositar las cenizas. Aun así, puedes alquilar un barco y hacer un sencillo homenaje en el mar a esa persona especial a modo de despedida, aunque no puedas llevar allí sus cenizas. Así al menos estás más cerca de cumplir su última voluntad.

 

Como acabas de comprobar, tirar cenizas al mar no es tan fácil como parece. Lo cierto es que es un acto contaminante que afecta al medioambiente y que, por tanto, está muy limitado. Si quieres hacerlo asegúrate de hacerlo de la forma debida y con todos los permisos necesarios.