Seleccionar página

Canciones de despedida para un funeral

Un funeral es ese evento al que nadie quiere ir pero por el que todo el mundo tiene que pasar varias veces a lo largo de su vida. Sin embargo, poco a poco vamos cambiando nuestra percepción sobre este tipo de eventos, es cierto que son duros, pero también son una bonita ocasión para celebrar la vida de esa persona que ya no está con nosotros, y una buena forma de hacerlo es escuchando canciones de despedida.

¿Por qué poner música en un funeral?

La música ha estado ligada al ser humano desde hace siglos. Remueve nuestros sentimientos como nada más puede hacerlo.

Este fuerte componente emocional que acompaña a las melodías hace que una buena selección musical pueda llegar a ser una muy buena forma despedirse de un ser querido y expresar aquello que no se puede decir con palabras.

Hasta hace unas décadas imponer el toque de silencio era habitual en los velatorios y funerales. Pero está demostrado que el silencio puede aumentar las sensaciones de aflicción y tristeza, y no es conveniente añadirle más tristeza a la que ya tiene de por sí un hecho luctuoso como este.

Canciones para funeral, ¿cuáles elegir?

Hay personas que tienen tiempo y ganas de organizar su propio funeral y dejarlo así todo listo para el día que ellas ya no estén. Si el difunto dejó dicho en vida cómo quería que fuera su entierro, e incluso seleccionó los temas que debían sonar, lo mejor es respetar sus deseos, aunque nos parezcan extraños.

En caso de que el fallecido no haya expresado preferencias con respecto a este tema, serán sus seres queridos los que deban buscar las melodías más adecuadas. Existe música catalogada como funeraria, que suele ser instrumental e incita a la meditación y la reflexión.

Pero hay quien decide ir un paso más allá y elegir canciones populares que eran las favoritas del fallecido o que ayudan a recordarlo y, por supuesto, estas también pueden sonar en un funeral.

Existen incluso listas de las canciones que más suelen sonar en este tipo de eventos. Entre ellas podemos destacar tres.

  • “My way” de Frank Sinatra.
  • “Ave Maria” de Schubert.
  • “Yesterday” de The Beatles.

Son temas clásicos que todos conocemos y con los que todo el mundo se puede sentir identificado a la hora de despedir a un ser querido.

No obstante, si lo que queremos es que la música suene durante el evento religioso, lo mejor es consultar este tema primero con el sacerdote encargado de oficiar la misa, ya que puede haber temas que no se consideren adecuados para sonar en una iglesia.

Desde los centros funerarios hasta las canciones de despedida, hoy en día podemos personalizarlo prácticamente todo en un funeral. Gracias a esto podemos conseguir que un evento tan triste como este se convierta en algo bonito, una auténtica ceremonia del recuerdo en la que celebramos la vida de aquellos que ya no están. Dedicar tiempo, esfuerzo y cariño a organizar un funeral, es una buena forma de rendir homenaje al fallecido y empezar a superar la pérdida y el dolor.